Tel. 979 20 90 70 | info@dcienciasalud.com

Blog de nutrición de Dcienciasalud

Ya está aquí la primavera…y las barbacoas. Hazlas, pero más saludables ;)

Ya ha venido la primavera y el cuasi buen tiempo (no nos engañemos, estamos en Palencia y todavía queda un poco de frío por delante); pero ya hay fines de semana de sol y ganas tremendas de pasarlos al aire libre. Y en consulta ya hemos podido ver que comienza la preparación de las primeras barbacoas.

El primer mensaje: No te tienes que quedar en casa, eso que quede claro. Necesitamos el momento social de compartir con otros, desconectar y pasarlo bien. No obstante, la forma que tenemos en Castilla y León de hacer barbacoa es una montaña de carne por persona, y a todas luces es excesivo. ¿Quién no ha vivido esta barbacoa? Chorizo, panceta, chuletillas, morcilla, pinchos morunos, etc, etc. Carne roja a tutiplen, lo cual, si se realiza una vez al mes o cada dos meses, no habría problema. Pero la realidad es que mucha gente celebra así todos los fines de semana de verano.

En esta entrada del blog nos disponemos a dar alternativas para hacer un poquito más saludables esas barbacoas y poder disfrutar del momento de relax sin hacer grandes destrozos en nuestros hábitos ni en nuestra salud.

Para ello, vamos a ver una serie de puntos para llevarlo a cabo. Al final del post disponéis de una infografía de resumen. Podéis imprimir y al frigo 😉

¿Cómo hacer una BARBACOA más saludable?

Introduce verduras

Pueden llevarse preparadas para hacer una ensalada (¡hay miles distintas que se pueden hacer! Si quieres ideas, puedes consultar este documento de NorteSalud.

También se pueden hacer en la parrilla:berenjenas, puerros, calabacines, pimientos, tomates, cebolla, champiñones, espárragos, etc.

Segundos platos: Hay un mundo más allá de la carne roja

Lo primero de este punto sería reseñar eso: segundo plato. Es decir, cuando hacemos una barbacoa, no tenemos por que comer carne de primero, segundo y postre. Se puede hacer una estructuración igual que el resto de los días. También en este día nos acordamos de Myplate.

Lo segundo, hay alternativas a la carne roja. Incluso hay alternativas sin carne, aunque esto nos parezca una locura.

crazy the office GIF

Podemos tomar brochetas de pollo, muslos de pollo deshuesados y hechos a la parrilla, pechuga de pollo, cinta de lomo, solomillo…Sigue siendo carne, pero con un menor contenido en grasa (saturada).

Si somos unos aventureros y queremos probar cosas nuevas, podemos probar con pescado (salmón, sardinas o boquerones, bacalao, etc) o marisco (langostinos, gambas, pulpo…). Seguro que nos gusta más de lo que pensamos.

Pista: cuando las ordas de palentinos subimos a Santander en verano, nos comemos una parrillada de sardinas sí o sí y nos sabe a gloria, así que imagina que lo puedes hacer aquí siempre que quieras.

Postre: Fruta

El postre preferible, aunque sea día de barbacoa, sigue siendo la fruta (remember Myplate de nuevo). Además, hay que tener en cuenta que si hemos comido un poco más, un postre muy copioso no nos va a sentar divinamente.

Se puede llevar un melón o sandía para todos o llevar preparada una macedonia de frutas con zumo de naranja, para evitar que se pardee.

Bebe agua. Y si bebes alcohol, no hay que demostrar nada, por favor

En este punto no voy a hacer mucho hincapié más. Lo más saludable es el agua.

Si decides tomar algo de alcohol, puedes alternarlo con agua o si sueles tomar cerveza, escoger parte de ellas sin alcohol (si escoges todas seguramente nos harás muy feliz cuando nos lo cuentes en consulta 🙂 ).

Planifica con cabeza.

A la hora de comprar, con cabeza, por favor. En estos eventos se suele comprar demasiada comida, con las 3 opciones posteriores a ello:

  1. Se come más. Mucho más. De habitual, en casa no comemos 1 pincho moruno + 1 chorizo + 1 – 2 tiras de panceta + 2 filetes de cinta de lomo + 1 – 2 trozos de morcilla…ese día nuestro estómago tiene la misma capacidad. No fuerces.
  2. Se cena lo mismo. Con lo cual, si no hemos hecho ningún cambio en el tipo de barbacoa y sólo en la comida ya era excesivo…imagínate si sumamos la cena o la cena y parte de la comida del día siguiente.
  3. Se tira. Y esto si que me da dolor. Por favor, no desperdiciemos alimentos. Congelar siempre es una muy buena opción.

Y eso es todo, con que llevéis a cabo alguno de los cambios (todos sería genial), podéis disfrutar de las barbacoas sin que vuestra salud se resienta 🙂

¡A disfrutar!

Rocío Diago Ortega

Dietista – Nutricionista de DcienciaSalud

(gracias a mi compi, Marta Comesaña, que me ha dado alguna idea de plato. Sigue siendo la cocinera del centro 😛 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: